SECTOR EXTERNO - IV TRIMESTRE 2016



1.      Resultados del Balance cambiario[12]

La Cuenta corriente cambiaria del cuarto trimestre de 2016 registró un déficit de U$S 4.416 millones. Su financiamiento provino de la Cuenta capital y financiera cambiaria, que experimentó un saldo positivo de U$S 14.184 millones; posibilitando, a su vez, la acumulación de Reservas internacionales brutas por U$S 8.870 millones, un incremento trimestral récord, situando su stock hacia fines de diciembre de 2016 en U$S 38.772 millones. En el marco de estos resultados, que dominaron a lo largo del año, 2016 culminó con triple récord: déficit de Cuenta corriente cambiaria récord, superávit de Cuenta capital y financiera récord, y acumulación de reservas por U$S 13.209 millones.El desempeño negativo de la Cuenta corriente se explica básicamente por los abultados pagos de intereses y la salida de divisas por turismo (ambos conceptos, en conjunto, registraron egresos netos por U$S 5.382 millones, una cifra que representa el 122% del saldo de la Cuenta corriente) y, en menor medida, por el giro de utilidades y dividendos. En cambio, las operaciones asociadas a las exportaciones e importaciones de bienes, exhibieron un saldo favorable, compensando en parte la pésima performance de la Cuenta corriente (Cuadro 11).

Cuadro de texto: Grafico 9. Principales conceptos del Balance Cambiario. Cuarto trimestre de 2015 y 2016 (en millones de dólares). 

Cuadro de texto: Grafico 10. Principales conceptos del Balance Cambiario. Año 2015 y 2016 (en millones de dólares).

 

2.      Creciente déficit de corriente cambiaria

Cuadro 11. Principales conceptos de la Cuenta corriente cambiaria. Trimestres de 2016 (en millones de dólares)

Fuente: elaboración GERES en base a MULC-BCRA.

En cuanto al turismo, se aprecia un nuevo descenso del déficit, en términos de variaciones interanuales (-10%), aunque en el acumulado del año evidencia un aumento de 2% anual. En su dinámica se aprecia una mayor oferta de divisas por este concepto y una demanda prácticamente sin cambios, comparado con el mismo trimestre de 2015. Como se observara en el informe anterior, el comportamiento de la oferta se atribuye al retorno de la venta de divisas en el mercado oficial de cambios por parte de los turistas que visitan nuestro país, con motivo del levantamiento del cepo cambiario, que redujo los incentivos para liquidar las divisas en el mercado paralelo. Asimismo, la estabilidad de la demanda para turismo en el exterior puede estar explicada por los efectos de los cambios normativos del levantamiento del cepo cambiario sobre la contabilidad del balance cambiario (cuestión que afecta la comparación interanual). En efecto, operaciones que con anterioridad se cursaban por alguno de los conceptos incluidos en la cuenta servicios, como el caso particular de turismo y viajes, podrían estar financiándose con billetes cursados bajo el concepto de “libre disponibilidad” -que no tienen determinado el destino final- y que se registran en la cuenta financiera del balance. Por otra parte, y en línea con lo expresado, el INDEC informó un incremento de 12,7%, 2,7% y 6,8% del turismo emisivo en los meses de octubre, noviembre y diciembre respectivamente, y 15,6% para el acumulado enero – diciembre 2016[13]. Durante 2016, el rojo por turismo alcanzó la friolera de U$S 8.538 millones, un incremento de 2% respecto a 2015.

Por su parte, los pagos de intereses, otro agujero por donde escapan gran parte de las divisas ingresadas por la cuenta financiera, reportaron U$S 3.193 millones netos, y en el acumulado de 2016, ascendieron a U$S 12.250 millones, unos U$S 5.603 millones por encima de lo verificado en 2015. No obstante, gran parte de ese incremento, corresponde a la cancelación de intereses por unos U$S 4.900 millones, durante el transcurso del segundo trimestre, con motivo del arreglo con los “fondos buitres” de la deuda en default.

El giro de utilidades y dividendos ha sido negativo por U$S 927 millones, una cifra sensiblemente superior a la registrada en el mismo trimestre de 2015, y moderadamente mayor a la observada en el período anterior. A lo largo del año, su comportamiento exhibió un mayor dinamismo respecto al lo verificado en 2015, aunque no llegó a los niveles estimado como “utilidades reprimidas” por las trabas del “cepo cambiario”. No obstante, durante 2016 acumuló un rojo de U$S 3.106 millones, un 29% por debajo de lo girado en 2011 cuando el MULC contabilizó un récord anual de remisión de utilidades.

En cuanto al flujo de divisas por las operaciones de exportaciones e importaciones de bienes, se aprecia un balance favorable, que representa una mejora respecto a los pésimos resultados obtenidos en 2015. La reversión de U$S 2.319 millones, con relación al cuarto trimestre de 2015, se explica básicamente por un incremento en los cobros de exportaciones, y en menor medida por una baja en los pagos de importaciones. El rubro Oleaginosas y cereales, registró ingresos de divisas por U$S 5.501 millones, el 40% del total, y 32% por encima de lo liquidado en el mismo periodo de 2015. En el acumulado del año, la liquidación del sector ascendió a U$S 27.389 millones, nada menos que el 47% del total de divisas liquidadas por cobro de exportaciones. El sector automotriz, que supo erigirse como el segundo sector más importante en lo que respecta a la liquidación de divisas, continuó experimentando una baja interanual en los cobros por exportaciones, coronando su 13° trimestre de consecutivas de caídas; sin embargo, se aprecia una reducción en la tasa de decrecimiento, contrariamente al comportamiento observado hacia fines del año pasado y buena parte de éste. En cuanto a los pagos de importaciones, la mayor parte de los sectores experimentaron una merma con respecto al cuarto trimestre de 2015, con la excepción de la industria automotriz (+39%), en línea con el incremento de las importaciones informadas por el INDEC (+50%).

 

3.      Superávit de la Cuenta capital y financiera y acumulación de reservas

El saldo positivo de la Cuenta capital y financiera cambiaria, ha sido producto principalmente de las operaciones del Sector Público y BCRA (SP), el Sector Privado no Financiero (SPNF) y las operaciones incluidas en el rubro Otros Movimientos Netos, que incorpora el aumento neto de depósitos por el “blanqueo de capitales” (Régimen de Sinceramiento Fiscal), compensado parcialmente por el saldo negativo del Sector Financiero (cuadro 12).

Cuadro 12. Saldo sectorial de la Cuenta capital y financiera. Año 2016 (en millones de dólares)

Fuente: elaboración GERES en base a MULC-BCRA.

El Sector público (SP) reportó los mayores ingresos de fondos en la cuenta financiera, en línea con la política de endeudamiento del Gobierno de Macri y la que evidenciara la gestión anterior particularmente desde la última parte de 2014. El endeudamiento neto del cuarto trimestre alcanzó los U$S 7.687 millones, explicado esencialmente por las emisiones en el exterior y en el ámbito local de títulos y letras del Gobierno Nacional por aproximadamente U$S 12.888 millones, y de Gobiernos locales por unos U$S 1.160 millones. Parte de los flujos fueron canalizados al pago de deuda, destacándose la que realizara el BCRA por U$S 2.500 millones en concepto de pasivos que se mantenía con el Banco de Pagos Internacionales (BIS) en el mes de octubre, y U$S 1.000 por cancelación de capital por operaciones de pase pasivo en diciembre (saldando la totalidad de las operaciones de pases pasivos con bancos internacionales, según el BCRA).

El Sector privado no financiero (SPNF) exhibió un saldo favorable de U$S 1.534 millones. El ingresos netos de inversiones de no residentes alcanzó U$S 871 millones, de los cuales U$S 769 corresponden a Inversión Extranjera Directa (IED) y U$S 102 millones a inversiones de portafolio. Éstas últimas exhibieron un importante dinamismo en el transcurso del año, favorecidas por el levantamiento de las trabas a la entrada y salida de fondos y las políticas que estimularon la valorización financiera. Es dable considerar que en la medida que el stock de éste tipo de inversión continué aumentando (la inversión neta llegó a U$S 1.539 millones en 2016), la frágil estabilidad financiera y cambiaría se expone de un modo creciente a la elevada volatilidad que caracteriza a la inversión de cartera. Un ejemplo de la sensibilidad que tiene éste tipo de inversión particularmente en la economía Argentina, se presentó en el mes de diciembre, cuando en el marco de un incremento de la tasa de interés de referencia de los EEUU se verificó una abrupta salida de capitales de no residentes (volviendo negativo lo flujos netos). En cuanto a la Formación de Activos Externos, la misma ha sido positiva por U$S 129 millones, especialmente por el resultado del mes de diciembre, que registró ingresos netos de fondos por U$S 2.015 millones. El comportamiento del mes de diciembre resulta atípico, porque asistimos a una continua salida de capitales, y se debe a la venta de divisas en el mercado de cambios para “cubrir” las penalidades impuestas por el Gobierno Nacional para el “blanqueo de capitales” en el marco del Régimen de Sinceramiento Fiscal. Dichos fondos, han permitido compensar la creciente adquisición de billetes, que llegó a U$S 7 mil millones en el cuarto trimestre y U$S 20 mil millones en el acumulado del año.

El resultado favorable del rubro Otros movimientos Netos (cuadro 12) recoge en su mayor parte el aumento de los depósitos privados en moneda extranjera por unos U$S 9.300 millones, llevando su stock a U$S 22.400, nuevo récord desde 2002 (véase el informe cambiario del BCRA del mes de diciembre). Su comportamiento está asociado a la mayor cantidad de depósitos captados en el marco del Régimen de Sinceramiento Fiscal, que en los meses de octubre y noviembre arribaron a U$S 6.100 millones.

En este marco, de endeudamiento externo, afluencia de divisas por el “blanqueo de capitales”, por encima de las necesidades financiamiento de la cuenta corriente, y la compra de “dólar ahorro”, el BCRA acumuló reservas brutas por U$S 8.870 millones en el cuarto trimestre de 2016.

Gráfico 11. Stock de Reservas Internacionales Brutas. Periodo 2010-2016 (a fin de cada periodo) y Gráfico 12. Variación de Reservas Internacionales Brutas. Trimestres de 2015 y 2016 (a fin de cada periodo)

Fuente: Elaboración GERES en base a MULC-BCRA.

4.      Perspectivas

La cuenta corriente se encuentra inmersa en un proceso de deterioro que en el marco de la balanza de pagos se manifiesta negativamente desde 2010 y en el balance cambiario a partir de 2012. En esos periodos, los desequilibrios superan los U$S 55 mil millones y U$S 43 mil millones, respectivamente.

Las perspectivas de desempeño de la cuenta corriente para el mediano plano no son alentadoras, por la presencia de condiciones económicas favorables para un mayor drenaje de divisas por importaciones, turismo, intereses y utilidades y dividendos, mientras que para las exportaciones se prevé un incremento más bien moderado. En efecto, el turismo en el exterior continúa en aumento, impulsado en parte por la estabilidad cambiaria y la suba salarial en dólares. El giro de utilidades y dividendos, que en el gobierno de Cambiemos arrancó de valores relativamente bajos, por las restricciones cambiarias de la gestión anterior, a lo largo del año evidenció un mayor dinamismo y probablemente continúe en ésta tesitura, y asuma un peso cada vez mayor en los flujos negativos de la cuenta corriente. Por su parte, las importaciones exhibieron en el trimestre bajo análisis una marcada desaceleración en la tasa negativa de variación anual, después que buena parte de 2016 registrara pronunciadas caídas. Para el curso de 2017, se espera un incremento de las mismas, de confirmarse la salida del proceso recesivo de la producción nacional. En lo que respecta las exportaciones, si bien durante 2016 presentó un mayor dinamismo respecto a los magros resultados del 2015, y se aprecian tibias mejoras en la economía de nuestro principal socio comercial (Brasil), como también en las proyecciones de crecimiento de la economía mundial (mayor crecimiento de EEUU y China), se perciben dudas sobre la profundidad y alcance de ésta dinámica, y particularmente de que se trate de un incremento robusto. La economía mundial, atraviesa un periodo de bajo crecimiento del comercio, y se encuentra a la expectativa del curso que finalmente adopte la política comercial del gobierno de Trump, que emitió señales de un giro hacia un mayor proteccionismo comercial. Asimismo, el precio de las materias primas pueden verse afectadas negativamente, por los nuevo incremento de la tasa de interés de la FED que diversos analistas vaticinan para este año. Por otra parte, y en un plano más bien interno, al menos hasta antes de las elecciones de medio término, se considera que el tipo de cambio nominal frente al dólar se mantendrá en los rangos actuales, por lo que el Tipo de Cambio Real Multilateral probablemente se encuentre por debajo de los niveles actuales. En efecto, la estabilidad cambiaria, y la inflación local, erosionan toda ventaja que puedan venir de un mayor fortalecimiento del dólar y de las acciones orientadas a la reducción de costos tributarios y logísticos (costo argentino).

La situación plantea un escenario futuro de creciente incertidumbre, no solamente por el nivel que finalmente asuma el tipo de cambio, sino también, por el sendero que adopte el crecimiento económico. En efecto, déficit de cuenta corriente y endeudamiento externo, en el marco de una recesión económica, no son indicadores que puedan sostenerse indefinidamente (a pesar de que la deuda con relación el PBI se encuentra en niveles relativamente bajos).

[12] El Balance Cambiario (BC) es un informe del BCRA que registra las transacciones cursadas en el Mercado Único y Libre de Cambios (MULC) y actúa como Proxy de la Balanza de Pagos. El BC constituye un importante instrumento que permite analizar la coyuntura en materia de transacciones de divisas.

[13]El número de turistas no residentes evidencian un crecimiento interanual a partir de agosto; no obstante, el acumulado de enero a noviembre de 2016 registra una variación negativa de 2,5%. Es importante considerar que resulta deficitario el saldo de los turistas internacionales.